Actualidad TI ajedrez

El ajedrez según Frank Gehry, el arquitecto del Guggenheim Bilbao

Capaz de servir de motor al renacimiento de una ciudad, las líneas casi oníricas del Museo Guggenheim Bilbao se deben a la fértil imaginación del arquitecto Frank Gehry, autor que no limita su creatividad a los edificios sino que es capaz de trasladar sus fascinantes diseños a otros objetos que mantienen esa fusión de curvas imposibles que identifican su estilo. Es el caso de este singular juego de ajedrez de innegable personalidad que ha realizado para Tiffany&Co.

El ajedrez robótico traslada las partidas online a un tablero físico

Está claro que jugar cara a cara contra alguien al ajedrez es muchísimo más intenso, con sus piezas palpables, su tablero real, sus relojes… Pero la realidad es que muchas veces resulta muy complicado encontrar a alguien cerca y a la misma hora a la que tú quieras jugar. Pero ahora, las ventajas de las partidas reales en directo se combinan con las de las online gracias a un tablero de ajedrez robótico.

Ajedrez para tres [Veredicto: como ya era fácil el jueguecico…]

Uno de los juegos más apasionantes pero también más difíciles.

En el ajedrez luchas contra tu oponente pero también contra ti mismo. Tu intelecto se pone a prueba en esta batalla pequeña en tamaño pero grande en repercusiones mentales. Si ya te complica la tarde echar una partida con un digno oponente imagina sentarte ante este tablero. Empezamos por su forma circular, que ya te indica que algo raro está sucediendo, pero cuando veas que junto a las piezas negras y las blancas hay un tercer ejército de piezas grises y ves que un tercer contrincante se sienta alrededor del tablero tus peores temores se hacen realidad: ajedrez de tres jugadores, todos contra todos.

Si nadie quiere jugar contigo al ajedrez, juega un solitario

El ajedrez… tan fácil de aprender pero tan difícil de dominar. A lo largo de la historia miles de juegos han sido creados pero pocos como el ajedrez han tenido tanta importancia y nos han dejado momentos memorables como esas luchas titánicas que enfrentaban a humanos y ordenadores en partidas larguísimas o el testimonio de Karpov en La Hora Chanante.

El caso es que encontrar gente con la que jugar al ajedrez sin usar internet se ha convertido en algo complicado, ante esto lo mejor es dejar la frustración y solucionarlo como un adolescente repleto de hormonas, hacerse un solitario.

Partida de ajedrez: humano contra máquina

Este tipo tan jashondo de la izquierda es Vladimir Kramnik, campeón del mundo en ajedrez. Cuando nosotros hemos movido el alfil sin saber exactamente cómo continuará la cosa, él seguro que ya tiene una docena de estrategias para vencerte.
En cuanto a la derecha, os presento a Chess Terminator (muy propio), el cuál vio la luz el pasado Junio. Puede estar 24 horas jugando al ajedrez sin descanso; sin necesidad, siquiera, de recargar su batería. ¿Quién ganará? ¡Esto no es una partida de bolos! ¿Quieres ver cómo juega? Puedes hacerlo tras el salto.

El ajedrez eléctrico es sorprendentemente vintage

Brent Blake es un arquitecto americano que, como tantos otros diseñadores, ha pensado en rediseñar el tablero de ajedrez. Su idea, además de ser estéticamente muy bonita (sobre todo para amantes de lo vintage) es totalmente rompedora con todo lo existente hasta el momento. Como se puede ver por la imagen, es un tablero en el que en vez de piezas de ajedrez encontramos… ¡bombillas!. Más información e imágenes sobre este curioso diseño, tras el salto.

Una ajedrez con piezas históricas para reproducir la Partida del Siglo

No creo que me pudiera concentrar debidamente en una partida de ajedrez si las piezas representaran símbolos del siglo XX como el Titanic, una nave espacial o las Torres Gemelas. Lo llaman Game of the Century, la Partida del Siglo, no sólo por los hitos históricos recogidos en las piezas, sino también en referencia a la famosa partida de Bobby Fischer y Donald Byrne. Y, para redondear la cosa, se han currado un vídeo  que muestra el desarrollo de dicha partida con el nuevo conjunto de piezas. Tienes el vídeo después del salto.

Democratic Chess o cómo añadir a tus piezas una webcam para que piensen solitas

Tengo que reconocerlo, soy bastante aficionado al ajedrez. Observación, análisis, anticipación y ejecución, todo decidido por uno mismo tras un rato dándole al coco. Ahora, para algunos diseñadores como Michael Marcovidi esto supone un modelo autoritario inadmisible. De hecho las piezas, que están en el propio campo de batalla, también deberían tener voz y voto. Por eso está desarrollando el ajedrez democrático, donde cada una de las 16 figuras de tu equipo dispone de una webcam conectada a una red inalámbrica para poder establecer la comunicación entre ellas mismas y el humano que juega la partida. Más tras el salto.